últimas reseñas

martes, 22 de enero de 2019

Road Trip Rumanía: Bucarest

ROAD TRIP POR RUMANÍA

Primera parada: Bucarest





Cuando nos planteamos realizar este viaje había pocas cosas que teníamos claras, pero una de ellas era el querer visitar la capital de Rumanía, Bucarest o Bucuresti dicho en rumano.

Siendo sinceros apenas sabíamos nada acerca de aquel país, habíamos leído algo en algún que otro blog, buscado información sobre los temas que más nos preocupaban como era el tema del dinero, el alojamiento o el estado de las carreteras. No teníamos ningún testimonio directo de alguien que ya hubiera viajado a aquel país y nos pudiera orientar un poco. Por si vuestro caso es parecido al que fue el nuestro espero que este post y los que publicaremos en las siguientes semanas os sean de ayuda. También nos podéis escribir cualquier comentario a través del Blog o del Instagram 


Antes de comenzar a contaros nuestras pericias por la capital rumana os comento que el viaje lo organizamos mi pareja y yo, para que os hagáis una idea del gasto por persona.

Donde más dinero invertimos fue en los billetes de avión. Salimos desde el aeropuerto de Madrid hacia el aeropuerto Otopeni en Bucarest, volamos con la compañía Tarom y al viajar varios días por diferentes ciudades decidimos facturar una maleta cada uno. El precio que os voy a desglosar a continuación es por persona


278,25 (BILLETE)+80,75(FACTURACIÓN)= 359 euros

Quitando este gran gasto, que cogiendo alguna oferta seguro que os disminuye un poco el precio, fue un viaje muy asequible. Decidimos coger un coche de alquiler entre una de las numerosas compañías que ofrecen estos servicios.

La compañía de alquiler que escogimos fue KLASS WAGEN, la verdad que no tuvimos ningún problema. El precio fue 108,39 euros o lo que es lo mismo 678,85 Lei.

Una vez explicado estas cosillas básicas nos metemos en materia con el viaje en si. Como ya hemos comentado el recorrido comenzó cuando nos bajamos aquel caluroso agosto de 2018 en el aeropuerto de Otopeni. 

Lo primero que tuvimos que hacer fue dirigirnos a un punto de encuentro donde nos esperaba un coche de la compañía de alquileres que nos iba a llevar a la sede, donde nuestro cochecito alquilado estaría esperándonos.  

Como en España no habíamos cambiado nada de dinero decidimos cambiar unos pocos euros a lei allí mismo. No os recomendamos cambiarlo en el aeropuerto porque el cambio es mucho peor. Lo mejor es informaros de a cuanto esta el cambio y buscar la mejor casa de exchange donde lo oferten.  Para que os hagáis una idea en cualquier tienda de cambios por 50 euros obteníamos unos 231 LEI

Una vez aclarado esto recogimos nuestro coche y fuimos al hotel a dejar las maletas. El hotelito estaba a unos 20 minutos andando del centro. Era muy acogedor y las habitaciones estaban limpísimas. Lo que mas me gustó fue la cama, era enorme y super cómoda. El hotel se llamaba RESIDENCE VILLA BARRIO  y las dos noches para dos personas fueron 84,60 euros. Es un precios bastante bueno viendo que era agosto y un hotel de 4 estrellas.  

Esa noche fuimos a dar un paseo por la ciudad tranquilamente, no teníamos nada en mente solo andar e impregnarnos de la esencia de la ciudad. Como era la primera noche y estábamos un poco cansados decidimos tirar a lo barato y cenar en el Pizza Hud. Tener en cuenta que en general la comida y bebida es mucho más barato que en otros países europeos. La cuenta fue 83,50 lei (18,07 euros) y para que os hagáis una pequeña idea de los precios del país os pongo lo que costó cada cosa:




  • Carlsberg Draft (cerveza)--> 8,59 lei
  • Cola Zero--> 7,00 lei
  • Ham y Bacon Thin--> 34,00 lei
  • Spicy BBQ Beef--> 34, 00 lei

Tras la cena seguimos paseando, disfrutando de ese ambiente que solo la noche consigue. Bucarest de noche tiene otro encanto y os animo a que lo descubráis. Nosotros vimos una ciudad joven llena de energía y buen ambiente. No tuvimos ningún problema ni aquella noche ni ninguna otra. Lo mejor es ir callejeando y descubriendo, nosotros vimos una callecita que nos encantó llamada Pasajul Victoria, es una pequeña calle con un cielo repleto de paraguas de colores. 


Para los más fiestero os recomiendo el Pasajul Macca Vilacrosse , una calle completamente cubierta por un espectacular bóveda que de noche se llena de un maravillo ambiente




Tras este agradable paseo nocturno pusimos rumbo de nuevo al hotel para recargar pilas. 

 Al día siguiente empezó nuestra aventura por tierras romanas . Nos despertamos prontito y fuimos dando un paseo hasta una plaza muy mona que tenía un local donde servían desayunos. Se llamaba French Backery y por lo que pudimos observar era una franquicia tipo cafetería donde también servían ensaladas y algo más fuerte para comer. Nos pedimos un café con leche ( 12 LEI) , un té ( 11 LEI), una mini napolitana de chocolate (5,50 LEI)  y un croassant (4,50 LEI) en total 33 lei, que son unos 7 euros y pico . He de decir que aunque en general comer fuera de casa en Rumanía es mucho mas barato que en España, el desayuno es sorprendente caro en relación al resto de comidas. Un café con leche cuesta entorno a 10-12 lei, lo que equivale a poco menos de tres euros. 

Terminamos de desayunar y fuimos directamente al casco histórico. Justo en la Strada Franceza está el Palatul Voievodal Curtea Veche, la antigua corte de Rumanía. Actualmente está en ruinas y hay una escultura de Vlad Tepes ya que fue su palacio. 

Justo desde estas ruinas salía un free tour que recorría parte del casco histórico de Bucarest. Llegamos bastante justitos porque por el camino nos resultó casi imposible no realizar alguna que otra fotogorafía. Bucarest es una ciudad que sorprende a cada paso, ya sea por lo impresionante de sus edificios o lo desconocido de sus tradicionales locales de comida.

El Free tour nos gustó mucho ya que la guía hablaba un inglés bastante entendible, cosa que yo agradecí. Es imposible que en tu visita por Rumanía no suene el nombre de Vladimir el empalador, o lo que es lo mismo Drácula. En cualquier visita guiada introducirán una pequeña anécdota o historia sobre el. 

El verdadero castillo, o más bien palacio, donde residió Drácula se encuentra en esa misma plaza desde donde salía nuestro Free tour. Actualmente solo quedan ruinas.
Justo al lado se encuentra una de las numerosas iglesias ortodoxas que inundan la ciudad de coloridos frescos. 

En nuestro recorrido pasamos por varios de los lugares más relevantes como la Iglesia Stravropoleos, que para mí fue una de las iglesias más bonitas que he visto en mi vida. Está justo en la calle Stravropoleos. Es una iglesia muy pequeñita pero merece la pena visitarla. 

Justo al final de esa misma calle está el Palacio CEC que hoy en día es la sede del banco de ahorros nacional.

Durante el recorrido pasamos  de nuevo por el Pasajul Macca Vilacrosse. El tour finalizó en la misma plaza de la que salimos.

Tras el tour fuimos directamente a comer por una de las callejuelas repletas de restaurantes que abarca todo el centro de la ciudad. Nos decantamos por un pequeño restaurante monísmo que tenia un patio interior decorado con plantas, guirnaldas de bombillas... Fue un alivio descansar del aplastante calor de la ciudad unas horas. 


Como veís en la imagen la comida tiene una pinta espectacular. Yo me pedí unas salchichas con polenka. El precio está bastante bien, comimos los dos por 80 lei, contando la propina que decidimos dejar, es decir, unos 17 euros (incluyendo la bebida).

Tras la comida nos pusimos en marcha y fuimos al parlamento. Era uno de los edificios que mas ganas teníamos de ver ya que en muchos blog lo ponían como la principal atracción turística de la ciudad. 

El parlamento de Rumanía es el segundo edificio mas grande del mundo por detrás del pentágono. Por fuera es impresionante, lo recorrimos por equivocación dos veces de lado a lado (ya que no encontrábamos  la entrada) y es ahí cuando ves lo grande que es. 

Parlamento 


Nosotros habíamos llamado para reservar la visita pero una vez dentro nos dimos cuenta de que habíamos corrido para nada, ya que no hace falta llamar con anterioridad. 

Algo que resaltar es que la entrada al monumento no esta nada bien indicada, directamente es que ni lo esta. Como unos tontos tuvimos que ir y venir hasta que la encontramos. Y no fuimos los únicos a los que le pasó esto ya que una de las veces que aparecimos en una puerta que no era la entrada, también había un grupo de turistas preguntado a los de seguridad como entrar. 

Nada más entrar al parlamento te encuentras con una sala grande tipo las del médico, donde poder esperar a que te toque el turno de entrar. La entrada cuesta 20 lei, y si eres estudiante la mitad. La visita es guiada, en inglés o rumano, esto hace que sea bastante pesado ya que te obliga a estar parado escuchando en otro idioma la arquitectura del edificio. Por dentro es preciso, altos techos, pinturas, alfombras... pero si no entiendes muy bien el idioma se puede hacer una visita un tanto tediosa, además una vez que has visto tres salas el resto son muy parecidas si no sabes de arquitectura.

Salimos del parlamento con bastante sed, por lo que fuimos a dar un paseo hasta el centro buscando una tienda donde comprar agua.

Como aun era muy pronto y habíamos reservado a las 22:30 para cenar decidimos reponer fuerzas en un Kebab tomando una bebida y la miad de una especie de Durum que llevaba dentro queso y patatas fritas. 
No hay mucha gente que sepa inglés y a veces es difícil hacerte entender. 

Como llevábamos andando desde las nueve de a mañana sin parar decidimos volver al hotel a ducharnos y preparanos para ir a cenar.

Fuimos a cenar a Caru Cu Bere, uno de los restaurantes más famosos de Bucarest. Tenía muy buenas críticas y la guía del Free Tour nos dijo que era la primera cervecería de Bucarest. La comida no estaba mala, nada del otro mundo tampoco, lo que más destaca es la localización. El local es precioso y los camareros van vestidos con trajes típicos. Respecto a esto último, sin que suene una generalización, nosotros tuvimos algún que otro desencuentro con uno de los camareros. En general nos atendieron bien en todos los restaurantes pero por ejemplo en este el camarero fue un maleducado, tuvimos que pedir que nos trajeran la bebida tres veces y la tercera vez se empezó a burlar de nosotros y hablar con su compañero en rumano. Una falta de educación imperdonable si trabajas de cara al público. Por este detalle no volvería a comer en ese local ni se lo recomedaría a nadie. Los camareros antipático y la comida es la misma que en cualquier restaurante solo que más cara. A pesar de todo esto os animo a tener vuestra propia experiencia.

Ya se nos hizo bastante tarde  y como el hotel estaba a un paseo del centro decidimos volvernos para descansar y al día siguiente emprender nuestro viaje rumbo a la siguiente ciudad: Sinaia

Antes de despedirnos hasta el próximo post me gustaría que me dejarais en comentarios cualquier duda, comentario o anotación que queráis.
¡Nos leemos!




3 comentarios:

  1. Qué bonito... me encantaría conocer Bucarest.
    Esa imagen en curva con las sillas de las terrazas tan juntitas me ha recordado muchísimo a un pueblo de Chianti, en la zona de la Toscana. Ha sido verlo y rememorar el lugar.

    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tu comentario!
      La verdad es que es un país precioso. Merece la pena visitarlo aunque sea una vez en la vida. Además de que es muy barato y eso siempre ayuda jajaja
      No conozco ese pueblo, pero ya me ha entrado la curiosidad .
      Un abrazo <3

      Eliminar
  2. Me encanta...La verdad es que nunca me había llamado la atención Bucarest pero después de leer la reseña me la apunto como opción para un futuro viaje. Al final queda demostrado que todas las ciudades tienen su encanto, si les damos la oportunidad de conerlas.

    Besos

    ResponderEliminar