últimas reseñas

martes, 12 de marzo de 2019

Road Trip Rumanía : Sinaia

Segunda parada: Sinaia


¡Hola! En el post de hoy os voy a contar cómo fue nuestra experiencia en la segunda parada de nuestro road trip por Rumanía. 





Como os comenté en el post anterior pasamos dos noches en la capital. El día que emprendíamos de nuevo nuestro viaje nos despertamos a las 8:00 y una horas más tarde ya estábamos desayunando en la terracita del hotel. 

Dimos un último paseo por los alrededores del hotel buscando un sitio para desayunar, sin embargo encontramos varias panaderías pero ninguna con mesas, por lo que dimos media vuelta y nos sentamos en el hotel. Eso es algo a tener en cuenta si decidís desayunar fuera en vuestro viaje a Bucarest, es complicado encontrar cafeterías como las que estamos acostumbrados a ver en España. Lo más común en Rumanía es ver panaderías con ventanillas a la calle donde recoger el pan y bollería. 

Como ya comenté los desayunos en proporción al resto de comidas no son nada baratos, y menos el del hotel. 
Como ya habíamos dejado las maletas en el coche nada mas pagar la comida no pusimos rumbo a nuestra siguiente parada: Sinaia.

Para salir de Bucarest  tienes que armarte de valor y paciencia, ya que generalmente allí conducen bastante mal. De esto nos dimos cuenta a medida que íbamos viajando por el país. Adelantamientos peligrosos y sin sentido, camiones doblando la velocidad permitida, coches pitándote y dándote las luces largas para adelantarte mientra tu adelantas ... todo ello sumado a que en Rumanía solo hay dos autopistas y el resto de carreteras son carreteras secundarias con pasos de cebra, coches de caballos, niños jugando en mitad de la carretera al balón.... Hay que tener muchísimo cuidado si decidís coger el coche por tierras rumanas. Eso si , nosotros no tuvimos ningún problema salvo en algún cruce imposible.

Salvando el inconveniente del estado de las carreteras en poco menos de dos horas llegamos a SINAIA.

¿Y qué decir de Sinaia? Tanto para mi pareja como para mi fue una de las ciudades que más nos gustaron. Escondida entre montañas se alza un pequeño enclave, compuesto mayoritariamente por hoteles y turistas que los ocupan en cualquier época del año. Como sabéis nosotros visitamos este país en verano pero nos consta que en invierno debido al turismo que busca buenas pistas para esquiar, Sinaia permanece lleno de gente y ambiente. 

Una larga calle principal llamada Bulevardul Carrol marca el centro de la ciudad, dejando a ambos lados restaurantes y pequeños comercios donde poder pasear de noche.

Aunque nuestra experiencia en Sinaia fue maravillosa nada más llegar tuvimos un pequeño problema con el hotel. Habíamos reservado el el Hotel Casteful Stirbey a través de Booking. Todo parecía correcto, un par de días antes habíamos llamado para verificar la reserva, ya que al correo no contestaban. Aunque estaban avisados de nuestra hora de llegada cuando aparcamos nos percatamos de que el hotel-museo estaba cerrado. No había nadie ni ninguna puerta abierta por la que acceder. Nosotros sabíamos que ese hotel era un antiguo castillo reformado, con parte de museo y parte de hotel, lo que no sabíamos era que iba a estar cerrado y nadie esperándonos, aun habiendo avisado.



Hotel  Casteful Stirbey


Tras llamar y más de media hora de espera apareció la mujer del mantenimiento, quien no sabía inglés. Entre mímica y hablar con un compañero suyo por teléfono, entendimos que podíamos dejar la maleta en la habitación pero que no iba a estar disponible hasta dentro de unas horas porque tenían que limpiarla. 

El esperar nos dio igual porque íbamos a ir a comer y directamente a visitar el Castillo de Peles y el monasterio, pero si que hubiéramos agradecido poder pasar por el baño antes de emprender un día turístico.

Fuimos a comer a una pizzería que estaba en la calle principal, Bulevardul Carrol yo me pedí la típica y conocidísima pizza proscuitto y mi pareja carnati bere cartofi, un plato típico de allí que estaba muy bueno . Puede parecer que exagero pero aquella pizza fue la mas rica que he probado jamás, y muy barato esta fue la cuenta:



CUENTA PIZZERÍA:

- Cerveza 400 ml--------> 8 lei
- Pepsi 250 ml------------> 7 lei 
- Carnati bere Cartofi 400 gr---> 26 lei
- Pizza Prosciutto Funghi 550 gr----> 21 lei

TOTAL: 62 LEI (13 EUROS)




Una vez terminamos nos pusimos en marcha y cogimos de nuevo el coche para subir hasta el Castillo de Peles. 


Castillo de Peles

Cuando Carlos I visitó por primera vez Sinaia se quedó fascinado con la belleza de la zona, y no me extraña ya que os prometo que es de los mejores paisajes que he visto. Por eso mandó construir este palacio ahí.

Este palacio fue construido por los arquitectos Liman, Schultz y Benesch entre los años de 1873 a 1914 como vivienda de verano para la familia real rumana . Algo que nos pareció muy curioso fue que este castillo ha sido el primer edificio europeo con servicio de electricidad y ascensor.


Desde 1990 ya podemos visitar el Castillo Peleș y os recomiendo que lo hagáis si podéis 100%. Este castillo ocupa el segundo lugar como el museo más visitado en Rumanía por turistas.

Tipos de entrada: 

  • Pagas 15 Leus solo la parte de abajo del castillo.
  • Pagas 50 Leus todo el castillo. 

Para hacer fotos tienes que pagar 30 Leus más.


El horario es de  9.00 a 16.00. Cierran bastante pronto

Al igual que la visita al Parlamento de Bucarest, la entrada cuesta la mitad si eres estudiante. 

Está prohibido hacer fotos dentro a no ser que pagues por ello otros 30 Lei. La verdad es que no nos enteramos muy bien y yo empecé a hacer fotos hasta que me llamaron la atención. 

Para pasar al castillo debes ponerte sobre los zapatos unas fundas de plástico. El tour es guiado en inglés o rumano. Nosotros quisimos entrar en el de inglés pero nos metieron en el recorrido en rumano. Claramente no entendimos mucho pero lo que merece la pena es ir viendo lo especial de cada sala, sus decoraciones, moviliarios... En una palabra el interior del castillo es impresionante.



Una vez fuera es casi imprescindible realizar la típica foto con el castillo de fondo. Tener cuidado con las horas ya que la ultima visita era a las 16:00.

Como aún era muy pronto decidimos dar un paseo por los alrededores del castillo, visitando los puestecillos que hay en la inmediaciones. Son los típicos puestos de souveniers donde la figura de Drácula prevalece por encima de todo. Nosotros compramos algún detalle para la familia y seguimos paseando ya rumbo al coche. Aunque seguía siendo de día los puestos cierran bastante pronto.
Otra cosa que debéis de tener en cuenta es que casi todos los parking son de pago y suelen costar entre 4 lei  o 15 lei/hora.

Bajamos con el coche a nuestra siguiente parada: el Monasterio de Sinaia. No sé si fue por la hora pero el caso es que no tuvimos que pagar nada para poder entrar. El monasterio fue uno de los edificios que mas nos impresionaron. Era precios tanto por fuera como por dentro. Todas las paredes y techos decorados enteros con pinturas de motivo religioso.




No se tarda mucho en verlo así que volvimos pronto al hotel para descansar un poco antes de salir a cenar.

Como todavía teníamos unas horitas para que llegara la hora de cenar decidimos dar un paseo por la calle principal hasta el casino, donde hay un pequeño parque con varias actividades para los mas peques.


Casino

Tras el paseo nos volvimos a los alrededores del hotel donde nos sentamos en un Irish a cenar. Tras pedir la carta nos dijeron que de comida solo tenían pizza, como ya había comido pizza por la mañana nos cambiamos de restaurante a uno cercano al hotel.

Ya bastante cansados de estar todo el día andando nos fuimos a descansar al hotel.

Como siempre antes de despedirme hasta el siguiente post me gustaría que me dejarais en los comentarios del post o en el instagram cualquier duda comentario o anotación que queráis. 

¡Nos leemos!








martes, 22 de enero de 2019

Road Trip Rumanía: Bucarest

ROAD TRIP POR RUMANÍA

Primera parada: Bucarest





Cuando nos planteamos realizar este viaje había pocas cosas que teníamos claras, pero una de ellas era el querer visitar la capital de Rumanía, Bucarest o Bucuresti dicho en rumano.

Siendo sinceros apenas sabíamos nada acerca de aquel país, habíamos leído algo en algún que otro blog, buscado información sobre los temas que más nos preocupaban como era el tema del dinero, el alojamiento o el estado de las carreteras. No teníamos ningún testimonio directo de alguien que ya hubiera viajado a aquel país y nos pudiera orientar un poco. Por si vuestro caso es parecido al que fue el nuestro espero que este post y los que publicaremos en las siguientes semanas os sean de ayuda. También nos podéis escribir cualquier comentario a través del Blog o del Instagram 


Antes de comenzar a contaros nuestras pericias por la capital rumana os comento que el viaje lo organizamos mi pareja y yo, para que os hagáis una idea del gasto por persona.

Donde más dinero invertimos fue en los billetes de avión. Salimos desde el aeropuerto de Madrid hacia el aeropuerto Otopeni en Bucarest, volamos con la compañía Tarom y al viajar varios días por diferentes ciudades decidimos facturar una maleta cada uno. El precio que os voy a desglosar a continuación es por persona


278,25 (BILLETE)+80,75(FACTURACIÓN)= 359 euros

Quitando este gran gasto, que cogiendo alguna oferta seguro que os disminuye un poco el precio, fue un viaje muy asequible. Decidimos coger un coche de alquiler entre una de las numerosas compañías que ofrecen estos servicios.

La compañía de alquiler que escogimos fue KLASS WAGEN, la verdad que no tuvimos ningún problema. El precio fue 108,39 euros o lo que es lo mismo 678,85 Lei.

Una vez explicado estas cosillas básicas nos metemos en materia con el viaje en si. Como ya hemos comentado el recorrido comenzó cuando nos bajamos aquel caluroso agosto de 2018 en el aeropuerto de Otopeni. 

Lo primero que tuvimos que hacer fue dirigirnos a un punto de encuentro donde nos esperaba un coche de la compañía de alquileres que nos iba a llevar a la sede, donde nuestro cochecito alquilado estaría esperándonos.  

Como en España no habíamos cambiado nada de dinero decidimos cambiar unos pocos euros a lei allí mismo. No os recomendamos cambiarlo en el aeropuerto porque el cambio es mucho peor. Lo mejor es informaros de a cuanto esta el cambio y buscar la mejor casa de exchange donde lo oferten.  Para que os hagáis una idea en cualquier tienda de cambios por 50 euros obteníamos unos 231 LEI

Una vez aclarado esto recogimos nuestro coche y fuimos al hotel a dejar las maletas. El hotelito estaba a unos 20 minutos andando del centro. Era muy acogedor y las habitaciones estaban limpísimas. Lo que mas me gustó fue la cama, era enorme y super cómoda. El hotel se llamaba RESIDENCE VILLA BARRIO  y las dos noches para dos personas fueron 84,60 euros. Es un precios bastante bueno viendo que era agosto y un hotel de 4 estrellas.  

Esa noche fuimos a dar un paseo por la ciudad tranquilamente, no teníamos nada en mente solo andar e impregnarnos de la esencia de la ciudad. Como era la primera noche y estábamos un poco cansados decidimos tirar a lo barato y cenar en el Pizza Hud. Tener en cuenta que en general la comida y bebida es mucho más barato que en otros países europeos. La cuenta fue 83,50 lei (18,07 euros) y para que os hagáis una pequeña idea de los precios del país os pongo lo que costó cada cosa:




  • Carlsberg Draft (cerveza)--> 8,59 lei
  • Cola Zero--> 7,00 lei
  • Ham y Bacon Thin--> 34,00 lei
  • Spicy BBQ Beef--> 34, 00 lei

Tras la cena seguimos paseando, disfrutando de ese ambiente que solo la noche consigue. Bucarest de noche tiene otro encanto y os animo a que lo descubráis. Nosotros vimos una ciudad joven llena de energía y buen ambiente. No tuvimos ningún problema ni aquella noche ni ninguna otra. Lo mejor es ir callejeando y descubriendo, nosotros vimos una callecita que nos encantó llamada Pasajul Victoria, es una pequeña calle con un cielo repleto de paraguas de colores. 


Para los más fiestero os recomiendo el Pasajul Macca Vilacrosse , una calle completamente cubierta por un espectacular bóveda que de noche se llena de un maravillo ambiente




Tras este agradable paseo nocturno pusimos rumbo de nuevo al hotel para recargar pilas. 

 Al día siguiente empezó nuestra aventura por tierras romanas . Nos despertamos prontito y fuimos dando un paseo hasta una plaza muy mona que tenía un local donde servían desayunos. Se llamaba French Backery y por lo que pudimos observar era una franquicia tipo cafetería donde también servían ensaladas y algo más fuerte para comer. Nos pedimos un café con leche ( 12 LEI) , un té ( 11 LEI), una mini napolitana de chocolate (5,50 LEI)  y un croassant (4,50 LEI) en total 33 lei, que son unos 7 euros y pico . He de decir que aunque en general comer fuera de casa en Rumanía es mucho mas barato que en España, el desayuno es sorprendente caro en relación al resto de comidas. Un café con leche cuesta entorno a 10-12 lei, lo que equivale a poco menos de tres euros. 

Terminamos de desayunar y fuimos directamente al casco histórico. Justo en la Strada Franceza está el Palatul Voievodal Curtea Veche, la antigua corte de Rumanía. Actualmente está en ruinas y hay una escultura de Vlad Tepes ya que fue su palacio. 

Justo desde estas ruinas salía un free tour que recorría parte del casco histórico de Bucarest. Llegamos bastante justitos porque por el camino nos resultó casi imposible no realizar alguna que otra fotogorafía. Bucarest es una ciudad que sorprende a cada paso, ya sea por lo impresionante de sus edificios o lo desconocido de sus tradicionales locales de comida.

El Free tour nos gustó mucho ya que la guía hablaba un inglés bastante entendible, cosa que yo agradecí. Es imposible que en tu visita por Rumanía no suene el nombre de Vladimir el empalador, o lo que es lo mismo Drácula. En cualquier visita guiada introducirán una pequeña anécdota o historia sobre el. 

El verdadero castillo, o más bien palacio, donde residió Drácula se encuentra en esa misma plaza desde donde salía nuestro Free tour. Actualmente solo quedan ruinas.
Justo al lado se encuentra una de las numerosas iglesias ortodoxas que inundan la ciudad de coloridos frescos. 

En nuestro recorrido pasamos por varios de los lugares más relevantes como la Iglesia Stravropoleos, que para mí fue una de las iglesias más bonitas que he visto en mi vida. Está justo en la calle Stravropoleos. Es una iglesia muy pequeñita pero merece la pena visitarla. 

Justo al final de esa misma calle está el Palacio CEC que hoy en día es la sede del banco de ahorros nacional.

Durante el recorrido pasamos  de nuevo por el Pasajul Macca Vilacrosse. El tour finalizó en la misma plaza de la que salimos.

Tras el tour fuimos directamente a comer por una de las callejuelas repletas de restaurantes que abarca todo el centro de la ciudad. Nos decantamos por un pequeño restaurante monísmo que tenia un patio interior decorado con plantas, guirnaldas de bombillas... Fue un alivio descansar del aplastante calor de la ciudad unas horas. 


Como veís en la imagen la comida tiene una pinta espectacular. Yo me pedí unas salchichas con polenka. El precio está bastante bien, comimos los dos por 80 lei, contando la propina que decidimos dejar, es decir, unos 17 euros (incluyendo la bebida).

Tras la comida nos pusimos en marcha y fuimos al parlamento. Era uno de los edificios que mas ganas teníamos de ver ya que en muchos blog lo ponían como la principal atracción turística de la ciudad. 

El parlamento de Rumanía es el segundo edificio mas grande del mundo por detrás del pentágono. Por fuera es impresionante, lo recorrimos por equivocación dos veces de lado a lado (ya que no encontrábamos  la entrada) y es ahí cuando ves lo grande que es. 

Parlamento 


Nosotros habíamos llamado para reservar la visita pero una vez dentro nos dimos cuenta de que habíamos corrido para nada, ya que no hace falta llamar con anterioridad. 

Algo que resaltar es que la entrada al monumento no esta nada bien indicada, directamente es que ni lo esta. Como unos tontos tuvimos que ir y venir hasta que la encontramos. Y no fuimos los únicos a los que le pasó esto ya que una de las veces que aparecimos en una puerta que no era la entrada, también había un grupo de turistas preguntado a los de seguridad como entrar. 

Nada más entrar al parlamento te encuentras con una sala grande tipo las del médico, donde poder esperar a que te toque el turno de entrar. La entrada cuesta 20 lei, y si eres estudiante la mitad. La visita es guiada, en inglés o rumano, esto hace que sea bastante pesado ya que te obliga a estar parado escuchando en otro idioma la arquitectura del edificio. Por dentro es preciso, altos techos, pinturas, alfombras... pero si no entiendes muy bien el idioma se puede hacer una visita un tanto tediosa, además una vez que has visto tres salas el resto son muy parecidas si no sabes de arquitectura.

Salimos del parlamento con bastante sed, por lo que fuimos a dar un paseo hasta el centro buscando una tienda donde comprar agua.

Como aun era muy pronto y habíamos reservado a las 22:30 para cenar decidimos reponer fuerzas en un Kebab tomando una bebida y la miad de una especie de Durum que llevaba dentro queso y patatas fritas. 
No hay mucha gente que sepa inglés y a veces es difícil hacerte entender. 

Como llevábamos andando desde las nueve de a mañana sin parar decidimos volver al hotel a ducharnos y preparanos para ir a cenar.

Fuimos a cenar a Caru Cu Bere, uno de los restaurantes más famosos de Bucarest. Tenía muy buenas críticas y la guía del Free Tour nos dijo que era la primera cervecería de Bucarest. La comida no estaba mala, nada del otro mundo tampoco, lo que más destaca es la localización. El local es precioso y los camareros van vestidos con trajes típicos. Respecto a esto último, sin que suene una generalización, nosotros tuvimos algún que otro desencuentro con uno de los camareros. En general nos atendieron bien en todos los restaurantes pero por ejemplo en este el camarero fue un maleducado, tuvimos que pedir que nos trajeran la bebida tres veces y la tercera vez se empezó a burlar de nosotros y hablar con su compañero en rumano. Una falta de educación imperdonable si trabajas de cara al público. Por este detalle no volvería a comer en ese local ni se lo recomedaría a nadie. Los camareros antipático y la comida es la misma que en cualquier restaurante solo que más cara. A pesar de todo esto os animo a tener vuestra propia experiencia.

Ya se nos hizo bastante tarde  y como el hotel estaba a un paseo del centro decidimos volvernos para descansar y al día siguiente emprender nuestro viaje rumbo a la siguiente ciudad: Sinaia

Antes de despedirnos hasta el próximo post me gustaría que me dejarais en comentarios cualquier duda, comentario o anotación que queráis.
¡Nos leemos!




martes, 28 de agosto de 2018

Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones

Reseña: Erecciones, eyaculaciones, exhibiciones




Éste es el primer libro que se publicó en España de un autor entonces desconocido, Charles Bukowski, que alcanzó de inmediato gran popularidad. Se ha comparado a Bukowski con Henry Miller y Hemingway, con Célice y Artaud, con Charlie Parker y W. C. Fields, y en pocos años pasó de escritor «maldito» a leyenda viviente. Los relatos aquí reunidos parecen extraídos de las tripas ulcerosas de su narrador, escritos entre ataques de delirium tremens, orgías y fantasías alcohólicas, utilizando el crudo lenguaje de la calle, de la escoria, de la basura, como nadie lo había hecho. Crónicas brutalmente divertidas de la pesadilla yanqui, del «desierto de neón» tan exentas de hipocresía, tan auténticas, que hacen estremecer. Apostamos a que el lector de este libro estará de acuerdo con la receta de Neil Baldwin: «Tomar una porción de Hemingway, añadir una dosis de humor (del que Hemingway extrañamente carece, mientras Bukowski es un virtuoso), mezclar con un puñado de hojas de afeitar y varios litros de vino barato, luego una o dos gotas de ironía, agitar bien y leerlo al final de la noche: así tendrá el auténtico sabor Bukowski».





Autor: Charles Bukowski
Editorial: Anagrama
Año de edición: 1974
Páginas:205


Opinión


Hoy os traigo una reseña de un libro algo diferente a lo que estamos acostumbrados a hablar en el blog.
Hay algo que no se puede negar de Bukowski y es ese estilo tan innegable y sorprendente que tiene, digo sorprendente porque incluso en pleno siglo XXI alguno de sus relatos sigue causando el sonrojamiento de alguno de sus lectores. Y es que para Bukowski no hay ningún tema tabú, y para mí en eso reside la belleza de sus textos.En esta recopilación de 19 relatos breves no hay tema que por escabroso que sea, sea eludido o tratado con mayor delicadeza de la que se merece.Y es que da gusto leer a un autor que no tiene miedo de contar como se siente una chica demasiado guapa en un mundo demasiado superficial, 
No se puede negar la critica social que esconde dentras de cada uno de ellos
Ese realismo sucio tan caractersitico del autor impregna cada una de las páginas de este libro
Siempre que cae este tipo de libro en las manos de cualquier lector es normal que nos encontremos con algunos relatos que nos enganchen más que otros, nos inspire más o simplemente nos gusten. 
Lo que no se puede negar es que pocos autores sorprenden como lo hace Bukowski, y si nunca habéis tenido la suerte de leer una de sus obras desde aquí os invito a que lo hagáis y me comentéis que os parecen. 
Como siempre os animo a dejar vuestras opiniones abajo en los comentarios. 


VALORACIÓN: 4/ 5


¿Vosostros que opináis? ¿Os gustan los relatos de este estilo? Nos leemos en comentarios


lunes, 25 de diciembre de 2017

Permíteme dudarlo





Dicen que un olor es capaz de traerte a la memoria recuerdos que creías olvidados, incluso los que se esconden en lo más profundo de tu mente.

Dicen que vuelven a aparecer ante ti de un modo tan nítido que por un momento crees que de verdad están volviendo a suceder. Que si alzas la mano podrás tocar aquellos cabellos de quien más añoras.

No sé cuanto de verdad hay en esto, lo que si sé es que no puedo encender aquella vela que olía a nuestro primer beso sin acordarme de ti.

Ni escuchar aquella vieja canción de la radio que nos poníamos a todas horas para cantarla, sin vergüenza, entre risas y abrazos.

Ese chaqueta tan fea que siempre te criticaba y que te dejaste olvidada junto a mí nuestra última noche, fue por un momento una isla de consuelo entre tanto mar de lágrimas.

Y es curioso como cuando no te queda nada te amarras a los últimos cabos sueltos que quedan de una relación que se fue hundiendo poco a poco.

Que el golpe duele cuanto más alto estés lo sabemos todos, pero que bajar poco a poco implica ser consciente como, sin remedio, el suelo se va acercando a ti.

Dicen que que el ser humano es el animal más evolucionado. Permíteme dudarlo.

¿De qué me sirve recordar ese olor, esa canción y la textura de aquella vieja chaqueta? 

¿De que me sirve que tus recuerdos vuelvan a mí si no te traen consigo?

Y tal vez sea mejor que poco a poco vayan perdiendo nitidez, y que al igual que tú, se marchen para no volver.










domingo, 2 de julio de 2017

El laberinto de los espíritus

Reseña: El laberinto de los espíritus 




En la Barcelona de finales de los años 50, Daniel Sempere ya no es aquel niño que descubrió un libro que habría de cambiarle la vida entre los pasadizos del Cementerio de los Libros Olvidados. El misterio de la muerte de su madre Isabella ha abierto un abismo en su alma del que su esposa Bea y su fiel amigo Fermín intentan salvarle.


Justo cuando Daniel corre que está a un paso de resolver el enigma, una conjura mucho más profunda y oscura de lo que nunca podría haber imaginado despliega su red desde las entrañas del Régimen. Es entonces cuando aparece Alicia Gris, un alma nacida de las sombras de la guerra, para conducirlos al corazón de las tinieblas y desvelar la historia secreta de la familia... aunque a un terrible precio





Autor:  Carlos Ruiz Zafón 
Editorial: Planeta
Año de edición: 2016
ISBN: 9788408163381
Páginas:926



Opinión 


Apenas tenía 12 años cuando le cogí prestado a mi abuela La sombra del viento. Un libro que me fascinó desde la primera hoja, por eso un año después decidí comprarme El juego del Ángel y unirme a los miles de seguidores que está trilogía ha cautivado.

Me convertí en una auténtica seguidora de Zafón, sus libros siempre logran atraparme entre sus páginas y se me terminan antes de lo que hubiera deseado.

Creo que no fui la única que tachaba en su calendario los días que faltaban para que se publicara El laberinto de los espíritus, el libro con el que Zafón cierra esta maravillosa saga.

Tenía tantas ganas de leerlo que en un principio temí que me decepcionara, pero nada más lejos de la realidad.

La oscura Alicia, llena cada página con un aura de misterio y ternura que hará que al lector le resulte muy fácil meterse en el libro y acompañarla a lo largo de toda la historia. Porque sí, en este nuevo tomo del cementerio de los libros olvidados, se nos presenta un nuevo personaje, esta vez femenino, el cual se verá implicado en la turbulenta historia de los Sempere.

La historia de la familia Sempere llega a su fin, y como no puede ser de otra manera, su pasado vuelve de la mano de Isabella. Esto ha sido una de las pequeñas tramas que más me ha cautivado, el conocer un poco más a la madre de Daniel. 

Sin desvelaros nada os diré que esta historia no termina sin que sepamos que ha sido de aquellos peonajes que aparecieron en los libros anteriores y que nos cautivaron completamente. Y eso es algo que se agradece, que no queden historias sueltas, que sepamos que fue de aquellos personajes tan importantes en los anteriores libros. Que una saga termine dando esa información al lector es algo que se agradece mucho. 

Aunque en general este libro me ha encantado he de decir que hacia el final de este, la trama se me ha hecho un poco densa. En varios capítulos parecía que la historia no avanzaba linealmente, sino que los personajes daban vueltas en bucle sobre lo mismo una y otra vez. Esto hace que, en un punto, se haga un tanto pesado por caer en lo repetitivo.

Sin embargo, vuelvo a reiterar que Zafón no decepciona, hace que la maravillosa historia de la familia Sempere termine con dignidad, haciendo que cada lector se quede con un buen sabor de boca y un buen recuerdo de esta hermosa historia.

¿A vosotros que os ha parecido? ¿ También estabais esperando con ganas que se publicara? Dejadme vuestra opinión en los comentarios. 

¡Nos vamos leyendo!

Puntuación: 5/5






martes, 30 de mayo de 2017

El psicoanalista

RESEÑA: El psiconalista




Autor:John Katzenbach 



Editorial: Ediciones 



Año de edición: 2012 



Género: Novela negra, intriga, terror






Sinopsis



"Feliz 53 cumpleaños doctor. Bienvenido al primer día de su muerte. Pertenezco a algún momento de su pasado. Usted arruinó mi vida. Quizá no sepa cómo, por qué o cuándo, pero lo hizo. Llenó todos mis instantes de desastre y tristeza. Arruinó mi vida. Y ahora estoy decidido a arruinar la suya. Al principio pensé que debería matarlo para ajustarle las cuentas, sencillamente. Pero me di cuenta de que eso era demasiado sencillo. Es un objetivo patéticamente fácil doctor. Acecharlo y matarlo no habría supuesto ningún desafío. Y, dada la facilidad de ese asesinato, no estaba seguro de que me proporcionara la satisfacción necesaria. He decidido que prefiero que se suicide." 

Así reza el anónimo que recibe Fredrerick Starks, un psicoanalista con una larga carrera a sus espaldas y una vida cotidiana de lo más tranquila. Starks deberá emplear toda su astucia y rapidez para, en quince días, averiguar quién es el autor de las amenazadoras misivas. de no ser así, pasado ese plazo de tiempo deberá elegir entre suicidarse y ser testigo de cómo, uno tras otro, sus familiares y conocidos van siendo asesinados por un psicópata que promete llevar hasta el fin el plan que ha ideado para vengarse.



Opinión 


Tengo una opinión sobre este libro un tanto agridulce. 

Había oído hablar de él pero nunca me había llamado mucho la atención, hasta que hace unos meses una amiga me lo recomendó.

Aprovechando que se acercaba mi cumpleaños le pedí a mi tío si me lo podía regalar, y en cuanto llegó a mis manos me puse como una loca a leerlo.


Tenía muchas expectativas respecto a él, mi amiga me había hablado maravillas y por instagram solo había leído buenas criticas. Sin embargo a mi me decepcionó un poco.

El libro se divide en varias partes, y cambia bastante el ritmo de la trama a medida que va avanzando la historia.
Digo esto porque para mí, el principio se me hizo bastante denso, sí que pasan cosas que hacen que quieras saber más, pero al ser un libro en el que el número de personajes es bastante reducido llega un punto que te cansa tanto doctor Starks.

Se echa de menos más interacción entre personajes, que haga más ameno el desarrollo de la trama.

También el que haya tan pocos personajes, en mi opinión, hace que sea un libro bastante predecible. Hubo muy pocos giros argumentales que me sorprendieran, y eso es algo que en un género como este considero fundamental.

Por otra parte  la evolución que su protagonista muestra sí que me gustó. He leído críticas que señalan que les gustaba más el doctor Starks de las primeras páginas, pero para mi ( sin hacer spoilers) os diré que es ya al final del libro cuando esa evolución hace que me empiece a gustar más el modo de desenvolverse con la trama. 

Valoración: 3/5




¿Vosotros que opináis? ¿Lo habéis leído?
Espero todos vuestros comentarios. ¡Nos leemos pronto!